ALONSO, MAGNÍFICO EN MONZA

ALONSO, MAGNÍFICO EN MONZA

La tradicional invasión de aficionados tiñó la pista de rojo según iban éstos andando hasta los pies del famoso podio de Monza después de la carrera. Sí, había tes pilotos en el podio, pero el único nombre que se oía corear con fuerza era el de Fernando Alonso. El piloto de Ferrari volvió a dejar sobre la pista una magnífica actuación para llevarse la segunda posición en la carrera por detrás del aparentemente imparable Sebastian Vettel, que hoy se hizo con la sexta victoria de la temporada para Red Bull. Junto a ellos, en tercera posición, estuvo el compañero de equipo del alemán, Mark Webber. En el otro F138, Felipe terminó donde empezó, en cuarta posición, consiguiendo volver a casa con una buena suma de puntos para el equipo. De hecho, los 30 puntos sumados hoy entre los dos pilotos de la Scuderia, promociona al Cavallino Rampante hasta el segundo puesto de la clasificación de Constructores, adelantando a Mercedes. Al principio del fin del fin de semana, Alonso se marcó dos objetivos para poder seguir luchando por el título de Pilotos: acabar en el podio y por delante de Vettel. Hoy, sólo alcanzó uno de los dos, pero se dieron signos alentadores de una mejora general en el rendimiento, con lo que la cita de Singapur de dentro de quince días será el verdadero examen para saber dónde está la Scuderia.

Según se apagaron los semáforos, Vettel mantuvo la primera posición con Webber guardándole las espaldas, pero cuando los dos Ferraris se fueron por el interior, con Felipe luego cruzándose en la primera curva, el brasileño pudo adelantar al australiano y ponerse segundo. Tras salir en undécima posición, Raikkonen se vio obligado a pasar por boxes para cambiar el morro de su Lotus, dañado en una colisión en la primera vuelta. En la vuelta 3, Fernando realizó un fantástico adelantamiento sobre Webber en la segunda chicane, gracias al cual se puso tercero. Ahí comenzó la persecución a su compañero de equipo. El Red Bull de Vettel lideraba con una ventaja de 3,6 segundos sobre los Ferraris cuando Fernando superó a Felipe en la vuelta 8.

Después de diez vueltas, Vettel seguía liderando, con Fernando a 5,2 segundos. Felipe estaba a 1,3 de su compañero y rodaba delante de Webber con una ventaja de 0,7 segundos. Quinto era Hulkenberg y su Sauber, seguido de Rosberg (Mercedes), Ricciardo (Toro Rosso), Pérez (McLaren), Vergne (Toro Rosso) y Button cerrando el grupo de los diez primeros para McLaren. Fernando recibió un mensaje por radio desde el muro de su equipo en el que le informaban de que en Red Bull estaban preocupados por un problema en la rueda delantera derecha del coche de Vettel, causado probablemente al bloquear la rueda en la primera curva tras la salida. Hamilton, por su parte, tuvo que pasar por boxes en la vuelta 13 por un pinchazo en uno de sus neumáticos. Mientras tanto, Felipe soportaba la presión de Webber, muy acusada en la vuelta 19. En la vuelta 23, Ricciardo paró con su Toro Rosso desde la séptima posición y una vuelta después, Red Bull cambió los neumáticos de sus dos monoplazas, dejando como líder temporal a Alonso. Massa y Hulkenberg entraron al pit-lane juntos en la vuelta 25. Este fue uno de los momentos clave, puesto que Webber consiguió ponerse entonces por delante del piloto de Ferrari. La Scuderia esperó hasta la vuelta 28 para meter a Fernando en boxes y cambiar a los Duros; cuando finalizó esta tanda de paradas, Vettel seguía líder por delante del español, con sus respectivos compañeros de equipo en tercera y cuarta posición.

De hecho, las cuatro primeras posiciones no volvieron a cambiar hasta la bandera de cuadros, pero aún quedaba un montón de acción por delante para mantener a los aficionados entretenidos. En la vuelta 31 Hamilton adelantó a su compañero en Mercedes, Rosberg, y luego se fue a por Hulkenberg, al que logró superar en la vuelta 34 para ponerse quinto. Webber iba poco a poco recuperando terreno sobre Fernando hasta ponerse justo detrás en la vuelta 39, en la que el australiano ya se encontraba a menos de un segundo pudiendo, por tanto, tirar de DRS para adelantar al español. Pero el de Ferrari luchó y se defendió con uñas y dientes, sacando un par de décimas por vuelta.

A falta de diez vueltas, Vettel sacaba una ventaja a Fernando de 12,2 segundos, y Webber se encontraba a 0,6 del español, aunque al australiano le habían avisado de que debía cuidar la caja de cambios de su coche. Felipe estaba a 2,2 del Red Bull y 4,7 segundos por delante de Hulkenberg, que luchaba con su compatriota alemán Rosberg. Ricciardo era séptimo, con Button, Grosjean y Pérez completando el grupo de los diez primeros. Se cambió el orden en la vuelta 45, cuando Grosjean puso su Lotus por delante del McLaren de Button. En estos últimos compases, lo más emocionante fue la pelea por el undécimo puesto entre dos ex campeones del mundo como Raikkonen y Hamilton, puesto que el inglés puso toda la carne en el asador para pasar al finlandés, llegando a ponerse al lado e incluso a superarle en la chicane. Finalmente lo consiguió y también se quitó de encima a Button. Pero Hamilton y Raikkonen deben pensar ahora que sus leves esperanzas de optar al título se acabaron por este año.

La ceremonia del podio de Monza es un evento en sí mismo y una gran forma de decir adiós a la fase europea de la temporada hasta el año que viene. Esta vez fue incluso más especial, sobre todo para los aficionados de Ferrari, puesto que la presentación y las entrevistas con los tres primeros clasificados fueron realizadas por dos grandes ferraristas, el siempre popular Jean Alesi y el gran John Surtees, quien ganó esta carrera y se hizo con la corona del Mundial al volante de un Ferrari allá por 1964.