ALONSO, PROTAGONISTA EN LE MANS

ALONSO, PROTAGONISTA EN LE MANS

Piloto, seguidor y “starter” de excepción. Fernando Alonso fue el protagonista del sábado de las 24 Horas de Le Mans, donde el español fue el encargado de dar la salida a las tres en punto de la tarde, ondeando la bandera nacional francesa.

Fernando llegó al circuito a medio día y se reunió en pista con Pierre Fillon, presidente del Automobile Club de l’Ouest, y con el número uno de la FIA, Jean Todt. Luego mostró su apoyo a la campaña para la seguridad vial promovida por la Federación.

Más tarde, equipado con mono y casco, Fernando se metió en el habitáculo del Ferrari 512 S que disputó, para la Scuderia Filipinetti, las 24 Horas en 1970, con el alemán Herbert Muller y el británico Mike Parkes al volante. El español dio una vuelta al trazado montado en el Ferrari, uno de los últimos prototipos fabricados por la marca de Maranello para competiciones de Resistencia, recibiendo una entusiasta bienvenida en forma de caluroso aplauso de las 250.000 personas situadas a lo largo de los 13,6 kilómetros de pista. “Es bonito estar aquí, se percibe un espíritu muy genuino; este tipo de competición es realmente fascinante. Sería bonito, algún día, poder ser protagonista en pista”, comentó Fernando. “Hablo mucho con el Presidente Montezemolo y, aunque la prioridad sigue siendo la de volver a ganar en Fórmula 1, un formato tan interesante como el de Le Mans merece también una gran atención”.

De vuelta en boxes, Fernando fue a saludar y a desear mucha suerte a sus amigos y colegas del equipo AF Corse, retratándose junto a los dos equipos que lograron la pole en las categorías LMGTE Pro (“Gimmi” Bruni, Giancarlo Fisichella y Toni Vilander en el coche #51) y LMGTE Am (Sam Bird, Stephen Wyatt y Michele Rugolo en el coche #81). Alonso entonces pasó un buen rato caminando por la parrilla de salida acompañado por Antonello Coletta, Director de las Actividades Deportivas, y saludando también a Mark Webber, amigo y antiguo rival en la Fórmula 1.

Tras dar la salida, Fernando se quedó a ver las primeras vueltas antes de dirigirse hacia dirección de carrera, desde donde se monopolizan y controlan los 55 coches que disputan la prueba.