1983

1983

El primer contacto de Fernando Alonso con un coche fue a la temprana edad de tres años. Su padre, José Luis Alonso, es un apasionado de los karts, por lo que decidió construirle uno con sus propias manos a su hija mayor, Lorena. La niña, de ocho años, no mostró demasiado interés por el bólido pero su hermano pequeño sí. Hubo que adaptarle los pedales, pero Fernando pudo disfrutar de su kart. “Al principio empezó como un juego, pero desde los cinco o seis años se le vio que tenía más picardía que los niños de su edad”, comenta el padre del piloto.