2012

2012

El F2012 dio menos alegrías de las esperadas en sus primeros Grandes Premios, a excepción de Malasia, donde Fernando Alonso impuso su casta logrando una trabajada victoria bajo la lluvia. Los grandes esfuerzos del equipo por desarrollar el nuevo monoplaza ofrecieron los primeros resultados a partir de la quinta carrera de la temporada, el Gran Premio de España. Las mejoras introducidas en el F2012 funcionaban y Fernando Alonso, que en 2012 completó una de sus mejores temporadas (si no la mejor), se encontraba en un gran estado de forma.

La mala suerte se cebó con español tras la pausa estival. Aquel espectacular accidente de Bélgica, del que salió milagrosamente ileso, el abandono de Japón, y el acierto del principal rival de Ferrari en la lucha por el campeonato, entre otros motivos, hicieron que el español perdiera en la segunda parte de la temporada la ventaja que tan brillantemente había ido amasando sobre sus contrincantes en la clasificación general de Pilotos.