DE VUELTA EN ESPAÑA

DE VUELTA EN ESPAÑA

Maranello, 30 de abril – Durante mucho tiempo, el automovilismo en España fue tradicional y principalmente sobre dos ruedas. Hoy en día, la península ibérica sigue siendo un importante semillero de motociclistas y eventos relacionados con las motos, pero en los últimos veinticinco años, las actuaciones de dos pilotos han hecho que las cuatro ruedas ganen mucho protagonismo: Carlos Sainz y Fernando Alonso. Ambos son bicampeones del mundo, Sainz del WRC y Alonso de Fórmula 1, aunque Fernando todavía aspira a aumentar aún más su palmarés.

El Gran Premio de España entró a formar parte del Mundial de Fórmula 1 en 1951, y se disputa en el Circuit de Catalunya, a las afueras de Barcelona, desde 1991. En las 22 carreras que se han celebrado sobre esta pista, la Scuderia Ferrari ha conseguido siete victorias, la última en 2007, el año en que Kimi Raikkonen ganó el campeonato del mundo. Posee, por tanto, una gran tradición, pero lo que hizo que la prueba española fuera realmente especial para toda la Scuderia fue la llegada de Fernando Alonso al equipo. En los últimos 10 años, la cita anual sobre este trazado se ha convertido en un evento extraordinario, sobre todo por la pasión demostrada por los aficionados de Fernando, transformando el Gran Premio en una verdadera fiesta. Y no podría ser de otra manera, puesto que el piloto español es cada vez más un símbolo nacional en el ámbito del automovilismo. La gran afluencia de público que año tras año abarrota las gradas del circuito ya desde los primeros entrenamientos del viernes, son una firme muestra de la gran pasión que levanta en España. Las tribunas se llenan de aficionados que ondean con orgullo cientos de banderas españolas y asturianas durante todo el fin de semana.

La carrera de casa de Alonso ha sido siempre muy emocionante y gratificante, aunque a su vez muy exigente. Una mezcla de emociones que Fernando vivió por primera vez en el año 2001, durante su primer Gran Premio de España. Ese fin de semana finalizó con la conquista de la decimotercera posición al volante de un Minardi, y desde entonces el de Oviedo ha ido mejorando su posición al cruzar la línea de meta. De sus 11 participaciones, destaca la victoria de 2006, un éxito obtenido delante del Rey de España, Juan Carlos I. Fernando ha subido al podio un total de seis veces y, en sus tres participaciones con Ferrari, ha conseguido dos podios y un quinto puesto.

“La victoria de Barcelona en 2006, la de Monza en 2010 y la de Valencia del año pasado son, sin duda alguna, las carreras que me han hecho sentir algunas de las emociones más bonitas de toda mi carrera”, declaró Fernando. “El calor de los aficionados y las sensaciones que experimentas cuando corres en España son siempre especiales, desde que llegas al aeropuerto y te diriges al hotel o al circuito. Ya en las primeras vueltas en pista del viernes o del sábado por la mañana, se puede sentir la pasión de los aficionados desde las gradas, algo que te aporta una motivación extra, puesto que quieres hacer algo más, lo que sea, para que puedan disfrutar y celebrar algo. Así es como se trata de encontrar esa décima de segundo en el rendimiento que siempre estás buscando cuando te montas en un Fórmula 1”.

Felipe Massa cuenta también con un buen historial sobre este circuito. El piloto brasileño consiguió la pole y la victoria al volante de un Ferrari en la temporada de 2007. Felipe subió al podio del Circuito de Catalunya también la temporada siguiente, cruzando la meta en segunda posición por detrás de su compañero de equipo Kimi Raikkonen, en el último de los cuatro dobletes que la Scuderia ha conseguido en el Gran Premio de España. “Me gusta mucho ir a España”, dijo Felipe. “Siempre me ha gustado mucho el ambiente de Barcelona y el del circuito durante el fin de semana de carrera. El Circuit de Catalunya es la pista que mejor conocemos gracias a los entrenamientos de pretemporada que llevamos a cabo allí: se trata de un trazado técnico y complejo en el que es importante contar con una buena carga aerodinámica. Mis mejores recuerdos de Barcelona son del año 2007, cuando gané la carrera: fue una gran victoria conseguida frente a una fantástica afición que me vio luchar con un montón de rivales, entre los que estaba Fernando, en ese momento en McLaren. Obviamente no estoy contento con la última carrera, la de Baréin, con lo que espero ser capaz este fin de semana de volver a estar en la lucha por los puestos de arriba”.

En el campeonato de 2013, la prueba de Barcelona será la única se dispute en territorio español, tras la salida del calendario del Gran Premio de Europa, el del circuito urbano de Valencia, que durante los últimos cinco años ha sido la segunda carrera de la temporada celebrada en España. Curiosamente, la primera y última edición de este Gran Premio la ganaron dos ferraristas: Felipe en 2008 y Fernando el año pasado, tras llevar a cabo una inolvidable y excepcional remontada.