El mundo de Fernando

El mundo de Fernando

En una entrevista concedida a Giorgio Terruzzi y emitida hoy en el programa Grand Prix del canal de televisión de Sport Mediaset, Fernando Alonso aparcó por una vez los típicos contenidos técnicos para mostrar una faceta de sí mismo algo menos conocida, su lado más humano, el que conocen las personas más cercanas y el que él mismo ha tratado de acercar a los aficionados desde hace algún tiempo. “Empecé a utilizar mi cuenta de Twitter en Australia. Es una forma de estar más cerca de los aficionados y enseñarles cómo son mis días, mis entrenamientos o cómo es la vida de un piloto de Fórmula 1. También es una forma de mostrar las cosas que menos se conocen. No es ni divertido, ni pesado, tan sólo me lleva un poco más de trabajo cada día para ayudar a la gente a entender nuestro mundo, y cómo es un día normal”. Fernando cree que la prensa se centra principalmente en exclusivas y temas técnicos, cuando lo que demandan muchos aficionados es conocer un poquito más ese lado humano. “He contestado a través de Twitter algunas de las más de siete mil preguntas que recibí de los aficionados: no quieren hablar de escapes soplados, difusores… Prefieren saber si necesito ir al baño antes de empezar una carrera, o en lo que nos fijamos cuando miramos las pantallas en el garaje, porque la tele nos saca mirando una pantalla, pero no lo que estamos viendo. Como le puede pasar a cualquiera, hay días en los que no me siento al 100% al estar preocupado por algo, pero este deporte es especial y requiere una concentración máxima cuando te subes al coche y bajas la visera del casco”.
Como cualquiera, Fernando no se cree perfecto. “Todos los días descubres algo de ti mismo que te gustaría cambiar, como tu carácter, la manera de afrontar ciertas situaciones, cómo llegar a ser mejor persona, mejor compañero, hermano o hijo. Todos tratamos de hacerlo, pero nunca es fácil, y nunca puedes hacerlo todo perfecto, ya que todos tenemos nuestras propias debilidades. Con la gente cercana a ti, la familia y los amigos, uno trata de ser leal, cercano, tanto en lo bueno, como en lo malo. Cuando eres famoso, es cierto que es aún más difícil complacer a todo el mundo, porque no todos somos iguales, pero eso es algo que uno tiene que tratar de aceptar e intentar estar bien”.

Fernando aseguró no haberse sorprendido con la victoria de Pastor Maldonado en Barcelona. “Con su victoria se demuestra que todos los pilotos que están aquí tienen el talento necesario pata estar en Fórmula 1. En Mónaco, Maldonado ganó las World Series, GP2 y todas las categorías en las que ha corrido, con lo que si ganara aquí, no sería algo tan sorprendente, una vez que ha demostrado su talento ya varias veces. Además hay que decir que este campeonato está dejando muchas sorpresas, una tras otra. No hay un solo coche que domine, o unos pocos equipos que se repartan las victorias: al contrario, hay seis o siete equipos, algo que no se veía desde hace años”.

Fernando habló también sobre Massa, al que tiene en alta estima, y en el que tiene fe. “No corren buenos tiempos para Felipe en cuanto a resultados se refiere y ha tenido mala suerte en carrera, consiguiendo pocos puntos, pero ahora debemos apoyarle como equipo, porque aunque estés solo en el coche, hay mucha gente detrás nuestro. Y no sólo aquí, en el circuito; también en la fábrica, donde se preparan los coches. Felipe lleva en Ferrari muchos años y es un tipo estupendo, no sólo como piloto, también como persona, como amigo y compañero. Todos estamos con él para apoyarle, esperando que los resultados lleguen”.

Las dificultades económicas que atraviesa actualmente España, preocupan mucho a Fernando. “Tengo muchos amigos que afrontan un futuro incierto, en términos laborales, con el sueño de abrir su propio negocio, como una tienda, en unos tiempos en los que no resulta fácil poner en práctica las ideas. En mi caso, es difícil aconsejar a alguien en esta situación, porque se puede malinterpretar. Me siento privilegiado por poder hacer lo que me gusta en Fórmula 1, y estoy bien pagado, como sucede en el deporte en general. Pero debo decir que no he llegado hasta aquí por arte de magia. Le contaba el otro día al equipo cómo nos las apañamos para correr el campeonato italiano de Karts en Lecce: mi padre condujo durante 23 horas seguidas, yo tenía trece años. Y el domingo después de la carrera, nos pegamos otras 23 horas de coche en las que mi padre conducía y yo estudiaba, ya que el martes siguiente tenía un examen. Es cierto que no es un sacrificio enorme, pero sí un ejemplo de lo duro que tienes que trabajar para conseguir lo que deseas, y que todo tiene un por qué. Los jóvenes tenemos siempre que luchar, aunque corran tiempos difíciles”.

Fernando afirma que siempre le ha dado el 100% a Ferrari, su familia desde 2010. “Desde el 1 de enero, hasta el 31 de diciembre, soy piloto y lo doy todo, trabajando en el simulador, manteniéndome en forma y motivando al equipo. El equipo me ha dado todo cuanto ha podido, me ha enseñado mucho en términos de conducción, estrategia y la manera de enfocar las carreras. Desde que llegué, creo que he mejorado como piloto y comunicador, y también como persona. Ahora sólo me queda ganar el campeonato para poner la guinda a esta bonita aventura que comenzó en 2010”.