SABORES DE CASA....

El largo viaje en el que la Scuderia Ferrari se encuentra inmersa entre Australia y Malasia, supera ya las dos semanas de duración. Precisamente la nostalgia fue el sentimiento que impulsó la idea de rendir a Fernando Alonso un pequeño pero cálido homenaje con motivo de la celebración de su Gran Premio de Fórmula 1 número 200, con la preparación de una cena asturiana.

Una tarde de sábado distinta, que transcurre en la intimidad del equipo reunido al completo. Los sabores de la cocina de casa, aunque sea en el corazón de Malasia, ha dado la oportunidad a Alonso de descargar algo de tensión antes de la carrera y disfrutar de una bonita velada compartida con los miembros del equipo.