SEGUIMOS CREYENDO

SEGUIMOS CREYENDO

Sin duda, me hubiese gustado hacerlo mejor en esta carrera, en casa, pero sabía desde el principio que iba a ser difícil. Nuestro ritmo era demasiado lento en comparación con el de los líderes y, además, no haber podido remontar posiciones en la salida no ayudó. La distancia que nos separa no es una novedad y el resultado de hoy confirma el hecho de que nuestros rivales son fuertes tanto a nivel de prestaciones, como de fiabilidad; pero hasta que las matemáticas no digan lo contrario, nosotros vamos a seguir creyendo y a hacer todo lo que podamos para intentar recuperar. La decisión de seguir una estrategia a tres paradas se tomó en un intento de cubrir a Vettel, pero por desgracia perdí la posición en el pit-stop y solo pude recuperarla con Kimi, que cuando llevaba los mismos neumáticos que yo era imposible de adelantar. Ahora, en las dos semanas que quedan para el Gran Premio de Mónaco, seguiremos trabajando día y noche: definitivamente no se debe esperar un coche nuevo, porque no se puede pensar en una revolución así en tan poco tiempo, pero vamos a dar todo lo mejor de nosotros para mejorar en todos los frentes