UN DÍA TRISTE

UN DÍA TRISTE

La rueda de prensa de Fernando Alonso se vio ensombrecida por las terribles noticias que llegaron a Hungría sobre el accidente de tren que tuvo lugar ayer en España. “Un día triste, sin duda, porque te vas a la cama dándole vueltas a los problemas y a las pequeñas cosas que han ido mal en tu día y que quieres mejorar, y te das cuenta, rápidamente, de lo poco que importan realmente estas cosas”, dijo un entristecido Fernando. “Este tipo de noticias te recuerdan lo que verdaderamente importa en esta vida, hay un gran sentimiento de frustración por no poder hacer nada, no puedes volver atrás en el tiempo. Mandamos todo nuestro apoyo a todas las familias de todos aquellos que estaban en el tren. Por supuesto que trataremos de hacer la mejor carrera posible, sabiendo que esto no hará a estas personas felices, pero sí podemos intentar dedicar nuestro máximo esfuerzo a todos ellos”.

El calor es un tema recurrente de conversación en Budapest, con temperaturas que puede que alcancen los 37 grados el día de la carrera, algo que al español no parecía desagradar. “Nada cambia en términos de preparación: sea cual sea la temperatura el domingo, llevaremos a cabo una preparación normal”, comentó el piloto de Ferrari. “Tan sólo necesitamos ser un poquito más abiertos en lo que a la estrategia se refiere, en el caso de que necesitáramos realizar una parada extra por los neumáticos. Pero no lo sabremos hasta que no empiecen los entrenamientos de mañana”. Como es habitual, esta carrera es la última prueba antes de las vacaciones de verano de la Fórmula 1, por lo que sabe aún mejor. “Un buen resultado este fin de semana sería muy bueno de cara a la motivación del equipo y para nuestras esperanzas”, afirmó Fernando. “Sería bueno poder acortar la distancia que nos separa de Sebastian antes del parón, pero si ésta aumentara, sería una pausa muy estresante para nosotros y menos motivadora. Así que éste es un fin de semana importante”.

La primera victoria en un Gran Premio de Alonso fue precisamente en Hungría, en el año 2003; Fernando, contestando a una pregunta, relató algunos recuerdos poco habituales de aquel importante día. “Recuerdo que mi padre estaba aquí, y que pude abrazarlo. El suyo era un trabajo muy normal, en una fábrica haciendo explosivos para minas, y el de mi madre en un centro comercial, con lo que después de la carrera, dije: ‘hemos ganado una carrera de Fórmula 1 y eso estará ahí para el resto de nuestras vidas; incluso si me retiro mañana, estaremos muy orgullosos de esta carrera’. Inmediatamente después cogí la bandera y luego volé hasta Polonia, porque teníamos un acto allí el lunes. No sé por qué, pero el vuelo a Polonia es una de las cosas que más recuerdo, porque lo que quería era celebrarlo con mi familia o volar a España para ver a mis amigos, ¡y tuve que irme a Polonia!”.

Desde el accidente en el pit-lane del Gran Premio de Alemania, la velocidad máxima que se puede alcanzar en la calle de boxes se ha visto reducida, el acceso de los medios de comunicación se ha restringido y han surgido algunas propuestas, que se están discutiendo, para reducir la velocidad en la que se completan las paradas. El piloto del Cavallino Rampante comentó lo siguiente al respecto: “Siempre que pasa algo que atañe a la seguridad, debemos reaccionar, y todos estamos de acuerdo en querer mejorar la seguridad. Sin embargo, ponerse de acuerdo en el camino a seguir para conseguirlo, es difícil. Pero creo que reducir la velocidad a la que se puede ir en el pit-lane no puede ser malo, puesto que la norma es igual para todos los equipos y el riesgo para los mecánicos es menor. Reducir el número de medios de comunicación en el pit-lane durante los entrenamientos libres podría ser también una solución, porque a veces hay demasiados en los FP1 y FP2. Todos estamos tratando de llegar al límite en las paradas en boxes; en el tiempo de reacción del piloto, en las pistolas y el procedimiento en sí… Así que, si la solución para mejorar la seguridad pasa por aumentar el tiempo de una parada en boxes, y la norma es la misma para todos los equipos, no creo que nadie esté en desacuerdo”.